viernes, 21 de mayo de 2010

Diario de bitácora..20-05-2010

“El respeto muto es a la educación lo que el número a la matemática,
sin éste aquella no podría existir”

Y el espejo en que te miras, te dirás siempre lo que tu eres, pero nunca te dirá los pensamientos que tienes. Me decía con voz “templá” D. José Monge Cruz, mientras me decidía a escribir unas notas sobre el día de hoy.
El análisis del mismo me lleva a cambiar de tercio, no por mucho tiempo, y en mi reflexión no puedo evitar tatarear. Aguanbabuluba, balam, bambu……
Día distinto, ameno y llenito de quitapesares, entendiendo esto último como la posibilidad real de enfrentarnos a nuestros miedos de una forma mucho más decidida.
Nueva sorpresa en el día de hoy, donde Eva, compañera del curso que Esther imparte en horario de mañana, toma las riendas de un caballo algo desbocado, para impartir una clase con reminiscencias sesenteras, sobre la música y estilos predominantes en Estados Unidos por aquellos años y el origen de los mismos. Artistas de la talla de Elvis Presley, Buddy Holly o Chuck Berry, deciden acompañarnos durante algunos instantes.
Nos expone sus conocimientos en la materia, apoyados sobre todo en la experiencia personal, de quien es una enamorada de aquello que predica, y sabiendo que su padre y abuelo colaboraron en gran medida en esta afición. Su colección de discos así como de carteles propios de las película de aquella época o el hecho de escuchar “That´s all righ mama” con 17 años, dejaron claro que lo suyo no había sido un simple capricho.
La proyección de “American Graffity”, no dejó ver del todo, las maravillosas pinceladas musicales que aquellos años escondían….aunque puso de manifiesto algunos aspectos sociales predominantes en aquellos años. Coche grande ande o no ande, parece algo más antiguo de lo que pensamos.
Como broche de oro, lo que pretendía ser una lección básica sobre algunos pasos de baile, se convirtió en un improvisado ambigú, donde este que suscribe, volvió a recordar que hubo un tiempo en que también bailó Rock and Roll, mientras coqueteaba con alguna “pibita” y volvió a descoyuntarse sintiendo que ya no tenía 15 años.
El resto de miembros de la pandilla, improvisó algunos pasos con mayor o menor fortuna, pero con tanta voluntad que por un momento deseamos un poquito más.
Lástima que la pinchadiscos de turno, decidiera poner un último tema titulado “Examen sorpresa”, donde no apareció ni Elvis, ni Berry, para echarnos una mano….

No hay comentarios:

Publicar un comentario